Cáncer en perros

perro triste cancer en perros

Este artículo es únicamente informativo, si cree que su perro está enfermo llévelo al veterinario.

El cáncer o neoplasma maligno, es un conjunto de desórdenes causados por el crecimiento descontrolado de una población de células, que invaden los tejidos adyacentes y se diseminan a otras partes del organismo.

Los perros de razas grandes son más propensos a sufrir de cáncer, algunos son:

  • Pastor Alemán
  • Golden Retriever
  • Bóxer
  • Boyero de Berna
  • Pointer
  • Rottweiler
  • Bullmastiff
  • San Bernardo

Diagnostico del cáncer en perros

Se debe hacer un examen físico a la mascota, la mayoría de las veces se puede detectar un tumor al sentirlo, al notar una protuberancia o un agrandamiento, además se deben realizar radiografías, análisis de sangre, tomografía, ultrasonido y una biopsia que consiste en tomar una pequeña porción de tejido para confirmar si hay neoplasma benigno o maligno y determinar el grado de avance que tiene.

Prevención y detección del cáncer

Las causas de esta enfermedad son desconocidas, por lo tanto, es difícil prevenirla, algunos consejos son:

  • No se exceda en el uso de productos antiparasitarios
  • No exponga a su perro a situaciones estresantes
  • Asegúrese de que el ambiente esté libre de limpiadores químicos, aerosoles y pesticidas
  • Proporcione a su mascota una dieta de alimentos frescos.

Esté atento a cualquier señal de alarma como:

  • Pérdida de peso continua
  • Problemas respiratorios
  • Formaciones extrañas en piel y mucosas
  • Heridas que no cicatrizan
  • Hinchazones anormales que persisten
  • Disminución del apetito
  • Sangrado o secreción en cualquier parte del cuerpo
  • Cojera constante

La detección temprana y el tratamiento son las mejores alternativas para tratar el cáncer en las mascotas.

perro enfermo

Pronóstico

Depende del tipo de cáncer y la agresividad de la terapia. El tratamiento de cualquier tipo de neoplasia tendrá un pronóstico más favorable si se descubre de manera temprana.

Algunos tipos de cáncer no pueden ser curados, pero un tratamiento calmante puede prolongar la vida y el bienestar de la mascota.

Tratamiento del cáncer

Se puede requerir una combinación de terapias de tratamiento como:

Escisión quirúrgica: extracción del tumor con un segmento de tejido sano libre de células tumorales alrededor de todas sus dimensio­nes, superficial y profundo.

Quimioterapia: es utilizada para frenar el crecimiento y eliminar las células cancerosas retrasando el avance de la enfermedad y aumentando la calidad de vida del animal, en este tratamiento se emplean algunos fármacos que detectan la actividad acelerada de las células malignas y las destruyen.

Radioterapia: el objetivo de este tratamiento es destruir el mayor número de células tumorales al tiempo que se minimiza el impacto sobre los tejidos sanos. La radioterapia es el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para destruir las células cancerosas.

Criocirugía: es la destrucción del tejido mediante la aplicación directa de frío intenso por medio de nitrógeno líquido, en este tipo de tratamiento no se realizan extensas lesiones como en la cirugía tradicional.

Hipertermia: también llamada terapia térmica o termoterapia, tratamiento mediante el cual se expone el tejido del animal a altas temperaturas, las cuales pueden dañar y destruir las células cancerosas, causando lesiones mínimas a los tejidos normales.

Inmunoterapia o terapia biológica: tratamiento que estimula las defensas naturales del cuerpo con el fin de combatir el cáncer. Utiliza sustancias producidas por el cuerpo o fabricadas en un laboratorio para mejorar o restaurar la función del sistema inmunitario.

Este tipo de tratamiento detiene o retrasa el crecimiento de las células cancerosas, impide que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo y ayuda al sistema inmunológico para que funcione mejor a la hora de destruir las células cancerosas.

Tratamientos homeopáticos: tiene como objetivo curar al paciente y hacer que el cáncer se resuelva por completo, sin causar efectos secundarios dañinos ni requerir medicamentos repetidos.

En esta clase de tratamiento debe haber un cambio a una dieta fresca, cruda y casera, específica para el tipo de condición y los síntomas presentes en el animal, además, suplementos nutricionales para apoyar la desintoxicación y la salud intestinal, vitamina B, hierbas chinas y aceites esenciales.

Inhibidores de la angiogénesis: son sustancias excepcionales para combatir el cáncer porque bloquean el crecimiento de vasos sanguíneos que respaldan el crecimiento de tumores, estos inhibidores hacen lento o detienen el crecimiento de tumores, se administran durante un período largo de tiempo.

Aparte de los tratamientos anteriormente mencionados, el veterinario puede recomendarle cambios en la alimentación para ayudar a que la mascota responda mejor al tratamiento.

Algunas neoplasias pueden curarse, en otras, la finalidad del tratamiento es disminuir la propagación del cáncer, aliviar el dolor y prolongar la vida de su mascota.

Tipos de neoplasias en los perros

Piel: se presenta con mayor frecuencia en los perros viejos, algunas causas de tumores de piel son las sustancias químicas, la radiación solar, los virus, las anomalías hormonales y los factores genéticos.

Los tumores pueden ser pequeños bultos o protuberancias, parches decolorados, erupciones cutáneas o úlceras sin cicatrización.

Cáncer de mama: neoplasia de las glándulas mamarias, consistente en una reproducción celular anormal, que puede originar uno o varios tumores.

Linfoma: cáncer de los ganglios linfáticos y del sistema linfático, se puede localizar en una región específica o puede extenderse por todo el cuerpo.

El sistema linfático está formado por los ganglios linfáticos, órganos linfáticos como el bazo y las amígdalas, y los vasos linfáticos.

Cáncer testicular: es un tumor que se desarrolla a partir de un crecimiento desordenado e incontrolado de células dentro de los testículos.

Cáncer en los huesos: también llamado osteosarcoma, es un tumor maligno del hueso. Surgen de la producción anormal de células que crean y descomponen los huesos.

Los huesos largos son los que se afectan con mayor frecuencia, aunque también puede presentarse en la mandíbula, las caderas o la pelvis.

Muchos de los síntomas mencionados anteriormente se presentan en otras afecciones, no necesariamente indican que hay cáncer, pero sí requieren la atención veterinaria para determinar la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *